El proceso de mi trabajo está ligado a la investigación del papel como materia prima, cómo es el camino de transformación del descarte en otra cosa. A través de este proceso investigo las ideas de estructura, color, reconstrucción y falla.

La forma surge del encuentro de un estado de equilibrio posible, precario. Hay un espacio mínimo de encuentro entre el objeto y el desecho que busco en mis piezas: un punto ambiguo y efímero de la forma, el diseño tocándose con el azar, entre la materia cruda y la escultura. La persistencia de cierto estado de cosas, resistiendo.

 Me interesa pensar entre la pintura y la escultura, explotando la capacidad del papel de ser bidimensional y potencialmente tridimensional, así como trabajar sobre la instalación final a partir del carácter objetual de mis piezas, estudiar su funcionamiento como individualidad y como conjunto.

 La arquitectura es una referencia muy importante en mi trabajo: se plantea como dinámica de construcción y como espacio de pensamiento para proponer recorridos, cómo anularla o enfatizarla, qué puntos de vista establecer. La precariedad e inestabilidad de mis construcciones es un aspecto que me interesa desarrollar, tanto en las piezas objetuales como en las propuestas de mayor tamaño.

 Para la instalación de mis piezas me interesa poner en juego diferentes referencias de la arquitectura presente, de la sensación física del cuerpo inmerso en ella. Generar un espacio donde la acción de contemplar del espectador sea primordial es uno de mis objetivos.

La idea de ficción es fundamental en esta organización porque por un lado permite a las piezas arrastrar consigo contenidos asociados a su forma, color, disposición espacial; y a su vez funciona como posibilidad; no de que ocurra cualquier hecho, sino como espacio que habilita la existencia de algo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: